Monumentos


Plaza Mayor  Click Here
Click Here

Sin duda es uno de los monumentos que más llaman la atención de todos los que llegan a Ocaña de visita. Es ésta un paralelogramo de 55 x 52,5 formado por 70 pilares de sillería almohadillada procedentes de las canteras de Colmenar, y sobre los que cargan arcos de medio punto de ladrillo, formando pórticos o galerías por la construcción de dos plantas en las que hay balcones y buhardillas superiores. Su fachada más larga la forman 18 arcos y la otra 17. Su grandiosidad sobrecoge y hace recordar aquella memorable frase: "Dónde está la ciudad de esta plaza".
Existió otra en un principio, aunque no tan regular, con soportales sostenidos por pies de madera. En ella ya desde muy antiguo se tenían las fiestas taurinas, de las que es un recuerdo la obra dramática "Peribanez y el Comendador de Ocaña", de Lope de Vega. Fue escenario de multitud de acontecimientos históricos, siendo las Justas y Torneos los más frecuentes celebrados en ésta y que el rey Alfonso XI en 1332 dictaría en esta Villa en sus famosas Ordenanzas.
Al entrar desde la calle Mayor, estaba la Real Cárcel (ángulo derecho de la fachada Este). así como la "Picota o Rollo" (signo jurisdiccional otorgado en el correr del siglo XII, al pasar Ocaña a la Orden Militar de Santiago).
Desde el siglo XVI había proyecto de hacer una gran plaza, pero no se comenzó hasta el XVIII (1782) reinando Carlos 111 y bajo el proyecto de Don Francisco Sánchez de Madrid y acometiéndose en primer lugar la construcción de su fachada Oeste. Desde 1791 y una vez finalizadas las fachadas, Oeste, Norte y Sur por este orden, quedaría la plaza sin terminar hasta que en 1961 y con motivo de la coronación canónica de la Virgen de los Remedios (Patrona de Ocaña), se inagura la Este y última de la que hoyes la tercera de España.

Como datos curiosos citaremos los siguientes:
- El 6 de marzo de 1820 el Conde de la Bisbal (Enri
que José O'Donnell) ante el Regimiento Imperial
Alejandro, proclama la Constitución de 1812.
- En plena Guerra de la Independencia y tras la Batalla de Ocaña ante franceses y españoles con resultado adverso para los últimos, el General francés "Soult", cañoneó la fachada Oeste, o del Ayuntamiento, destruyendo la mayor parte del Archivo Histórico Documental.
- En 1838 oyeron misa en esta plaza unos 12.000 hombres, soldados de las tropas del Marqués de las Amarillas al mando del General Don Baldomero Espartero.
- Entre 1848-49 se realizó el enlosamiento de las galerías.
- En 1961, fecha de la Coronación de la Patrona de Ocaña, se concentraron en este recinto unas 25.000 personas.
- En 1969 se pavimenta la plaza y en 1980 se sustituye el chapitel que alberga la campana por uno nuevo, copia del destruido en la guerra civil. Esta campana, de nombre Santa María, fue fundida en el siglo XVII y según la tradición fue regalo de la Princesa Isabel I de Castilla. Su diámetro es de 1,11
x 1 m. de alto y pesa 390 kilos. Aunque no siempre fue éste su primitivo emplazamiento, no por ello podemos negar que desde su instalación en la desaparecida iglesia de San Pedro -construida a espaldas de la fachada Oeste de la plaza- ha estado sonando casi ininterrumpidamente durante al menos 400 años.
- En 1986 se restaura la fachada posterior Oeste y se colocan unas farolas adosadas en sus cuatro fachadas.
- Por último, en 1987 se coloca en el centro de la Plaza Mayor una gigantesca farola, obra del hijo de Ocaña, Don Luis Suárez.
- Con fecha 21-7-1981 se incoa expediente solicitando sea declarada la Plaza Monumento Histórico Artístico Nacional.


Palacio de los Cárdenas  Click Here
Click Here

Declarado Monumento Nacional el 4 de marzo de 1931.

A finales del siglo XV o principios del XVI el magnate e hijo de Ocaña, Don Diego Gutiérrez de Cárdenas (amigo personal de la Princesa Isabel, confidente de los Reyes Católicos y Comendador Mayor de León en la Orden de Santiago), casado con Doña Teresa Enríquez -la loca del Sacramento por su amor a la Eucaristía- construyó este palacio de estilo ojival-mudéjar. Este importante y célebre caballero era tronco de la casa ducal de Maqueda de cuyos Duques pasó por herencia a ser propiedad de los Señores de Colmenar, recayendo más tarde en los Duques de Frías. El Duque Don José Bernardino Fernández de Velasco por escritura otorgada en Madrid, el 6 de Enero de 1862, vendió el Palacio a Don José Manuel de Goicoechea a cuyo hijo, Don José, perteneció hasta que éste lo vendió al Ministerio de Justicia, quien ha realizado una importante obra que ha sobrepasado los 250.000 de pesetas. Fue uno de los más artisticos y espaciosos edificios de Ocaña, habitado frecuentemente por la realeza castellana en sus visitas a esta Vi lIa.
En su portada gótica y bajo un recuadro con adornos de bolas, campea una gran "S" como las que figuran en la bordura del escudo de los Cárdenas. Ocupa este Palacio una planta rectangular de grandes dimensiones y su interior lo constituye un bello patio rectangular formado por 18 columnas de piedra octogonales de estilo mudéjar, en cuyos capiteles aparecen las armas de la familia Cárdenas y Enríquez, así como las conchas de la Orden de Santiago. Rodeando el patio se alzan cuatro am


plias galerías, aliado de las que hay varias habitaciones. Grandioso y escalofriante es el Palacio, bajo el marco ojival del hogar de hojas góticas que lo adornan.
A su planta alta se da acceso por una escalera de dos tramos cuyos peldaños son de piedra berroqueña y todos de una pieza, así como su balaustrada que divide dichos tramos y que estáhecho en un solo trozo de pizarra de artísticos calados y con dibujos y detalles góticos. En sus galerías se abren espaciosos salones, gabinetes y demás piezas, siendo las más notables las que ocupan la fachada principal. En el extremo opuesto a ésta se encuentra un gabinete con inscripción gótica y otro mudéjar verdaderamente maravillosos. Forman los dibujos de éste, hexágonos, que cruzándola en todas direcciones resultan los lados triángulos equiláteros, en cuyos fondos se corre un friso de madera sobre el cual se haya en relieve una interesante inscripción árabe cúfica, pero con adorno y estilo mudéjar. Esta inscripción se com
pone de 132 caracteres, siendo su traducción literal: NO HAY MAS DIOS QUE ALA, MOHAMET ES SU MENSAJERO (la traducción fue realizada por el Sr. Gayangos).
Proliferan en todo el Palacio, variados y artísticos artesonados, así como decorados góticos-mudéjares que adornan las puertas y ventanas, pero,sin duda alguna, lo que más llama la atención son las artísticas verjas que protegen las ventanas del exterior que dan a la Plaza del Duque, por su forjado en
hierro con un entramado curioso y harto difícil, que hace sean calificados como casi únicas.


Iglesia de San Juan Bautista  Click Here
Click Here

La histórica Iglesia de San Juan Bautista de Ocaña,
de reminiscencias góticas y mudéjares mezcladas, es de la arquitectura religiosa el monumento más valioso de la Villa y objeto de múltiples estudios. Sus orígenes datan de una sinagoga judía, siendo su solar y parte de la fábrica aprovechados para construir una Iglesia cristiana que se dedicó al Bautista, cuya estatua en piedra fue colocada en la parte superior de la puerta principal del templo en 1634 y destruida durante la contienda civil.
De la primitiva Iglesia mudéjar de mediados del
Siglo XIII, aún hoy se conservan sus arcos de herradura, que a cada lado separan las tres naves, así como una pequeña habitación a la que se accede por la capilla de la Concepción o de los Chacones. Las tres naves originales están cubiertas por cinco bóvedas ojivales y a los pies se adicionó una capilla dedicada a Santa Ana, más tarde de las Animas. Las columnas de caliza (actualmente pintadas con un desacierto total), sustituyeron después de la reforma en el siglo XV a los primitivos pilares de ladrillo que configuraron los arcos que separan las naves y
por donde aún corre la pri- .
mitiva imposta. Encima de las bóvedas de la nave lateral, aún pueden verse aunque tabicadas las cinco ventanas primitivas que daban luz a la nave central y antes de levantarse el tejado actual, ocultados por las bóvedas góticas y la techumbre de la Iglesia, se hacen visibles los "canecillos" pintados al temple en colores: algama, rojo, amarillo, negro y dorado, formando dibujos y caracteres cúficos propios del arte mudéjar.
El Arqueólogo Don Basilio Pavón Maldonado dice de


ella, que tiene sobrados elementos arquitectónicos y decorativos como para atribuirla al arte mudéjar toledano de la segunda mitad del siglo XIII, pudiendo contarse junto con las de San Lucas, Santa Eulalia y San Román de Toledo, entre las más antiguas iglesias mudéjares toledanas.
Sus naves laterales son obras del siglo XIV, labrándose sus columnas a fines del XV. De principios del XVI es la fábrica de su capilla mayor, así como de la segunda mitad de éste, son los sobrios casetones de yeso que protegen y decoran el gótico arco triunfal; y del XVI las bóvedas
de arista que protegen los tramos de la nave lateral izquierda, separadas entre sí por arcos de medio punto, todo ello cubierto hoy por una capa de blanqueo. Como consecuencia de sucesivas transformaciones fueron agregándose al templo capillas ojivales, tales como la de los Dolores y Santa Ana, así como la de los Bujanda o del Santo Tomás Cantuariense, ambas en el lateral derecho de la Iglesia. A la izquierda de la nave, la de la Virgen de los Remedios y Purísima Concepción o de los Chacones.


Iglesia Parroquial de Santa María  Click Here
Click Here

Sus orígenes se remontan a una antigua mez
quita obra del siglo XII. Fue Santa María de
la Asunción (título otorgado tras la expulsión de los musulmanes de estas tierras) la primera iglesia de esta localidad que se abriría al culto cristiano, después .Qe la invasión islámica, cuyo yugo sacudióOcaña a finales del siglo XI, concretamente en 1085, pero en real idad no sería hasta 1123 cuando queda totalmente consolidada la situación y es entonces cuando se levanta un primitivo templo mudéjar. Atestigua su existencia a la permanencia en nuestros días de la antigua torre, aunque camuflada bajo una envoltura renacentista, pero en su interior se encuentra un auténtico "almenar".
Robustece la existencia de este primitivo templo levantado sobre aquellas ruinas de una mezquita, la aparición en fecha prácticamente reciente y como consecuencia de unas obras de remodelación del templo, de tres arcos de herradura característicos de la cultura islámica, obra de finales del siglo XI o principios del XII.
Este primitivo templo se derribó el año 1785 como consecuencia de una inminente quiebra y ruina amenazante, levantándose otro de estilo relevantemente neoclásico y que a lo largo de los siglos ha sufrido muchas transformaciones. Por citar alguna de ellas, diremos que fue abierta una puerta de acceso en su fachada S. de estilo plateresco y que sustituyó a la primitiva en su lado O.
IGLESIA: Es una planta amplia en forma de cruz latina de una sola nave de tres tramos separados por arcos de formeros y pilastras toscanas. El crucero está cubierto por una bóveda válida y sus brazos y cabecera lo forman un pequeño ábside poligonal cubierto por bóveda de cañón. Sus componentes lo forman cinco capillas, un batisterio-capilla y una amplia sacristía, amén del grandioso co
ro a los pies del templo.

CAPILLAS:
CRISTO DE LOS DESAGRAVIOS: Esta capilla situada a la derecha del crucero muy próxima al presbiterio y llamada en su tiempo del Cristo de los Desagravios (hoy sin determinación específica), fue fundada por el Licenciado Don Alonso Román de Elias (cura de la Parroquia de Urgena -localidad de esta provincia-, vástago de una noble familia de Ocaña, recayendo con el tiempo en la familia de los Marqueses de Cardeñosa. Acredita esta fundación una lápida embebida en el muro del fondo de la capilla bajo un arco y cuerpo arquitectónico de estilo plateresco en piedra, cuya inscripción en letras mayúscula~ dice: "AlONSO ROMAN DELlAS CVRA DE UXENA FVNDO ESTA CAPillA AÑO DE


MDlXVII FAllESCIO A..." (cortada la inscripción). Este ilustre eclesiástico falleció el 9 de octubre de 1 585 y sepultado en el monasterio de San IIdefonso de esta localidad (hoy inexistente, aunque su edificio lo ocupa una vivienda particular). Cierra esta capilla de bóveda nervada una bellísima verja de hierro con labores de época. En el centro del friso superior se lee en letras mayúsculas: IN DOMINO COFIDO. El remate es una forma de semicírculo en el que cama un escudo nobiliario correspondiente al citado Licenciado sostenido por una figura masculina y otra femenina y sobre el escudo blasonado se yergue un flamero.
JESUS NAZARENO: Construida entre los años 1684 al 89 en forma de cruz con cúpula semiesférica y linternín. En su interior se guardan diez medias armaduras de hierro acerado con sus almetes y petos de pichón correspondientes a los siglos XVI y XVII, estimándose que una de ellas perteneció a D. Alonso de Ercilla y Zúñiga. Igualmente la capilla cuenta con diferentes imágenes, todas ellas integrantes del desfile procesional del Viernes Santo.
Bajo el coro de la iglesia se encuentra una capilla-batisterio ocupando el lugar de la antigua puerta de la iglesia. En otras capillas se veneran
imágenes igualmente integrantes de los desfiles de Semana Santa.
Es digno de mención el altar de mármol del
Presbiterio, procedente del antiguo Nuncio de Toledo, obra del s. XVIII, así como una Cruz procesional de estilo gótico y dos cálices del barroco y renacimiento, obras de los siglos XVII y XVIII. Pero la mayor joya que cuenta la Parroquia es la famosa Custodia de plata de estilo gótico-plateresco, del primer tercio del siglo XVI, hermosísima pieza de exquisita orfebrería atribuida a D. Enrique de Arfe.


Convento de Carmelitas Descalzas -San José- 

Declarado Monumento Histórico Nacional el 29 de enero de 1977. Este convento de religiosas
carmelitas descalzas o de San José, de estilo renacentista, fue fundado por Doña María de Bazán (esposa de D. Alonso de Ercilla, caballero del Hábito de Santiago) con licencia del Excmo. Sr. Cardenal Alberto, Arzobispo de Toledo y con aprobación del Ayuntamiento, el 3 de noviembre de 1595, bajo la dirección de Agustín Ruiz de Ocaña. La Iglesia fue inaugurada en 1626, siendo su Priora y Maestra de novicias, la Madre Sor Beatriz de Jesús (sobrina de Sta. Teresa).
IGLESIA O CAPILLA: Es una planta de una nave con altar mayor cuadrado y con una bóveda de medio cañón con lunetas. El crucero es de planta cuadrada con una cúpula semiesférica y tres tramos de nave con bóveda de medio cañón con lunetas. A los pies, un coro alto y adosado al brazo derecho del crucero el coro bajo (enterramiento primitivo de los restos de 'Ercilla). Aliado izquierdo del crucero y muy cerca del altar se halla un laude funeraria donde reposan los restos mortales de Don Alonso de Ercilla.
CLAUSTRO: Es éste un pequeño cuadrado con tres vanos por lado, apoyados sobre columnas de
piedra con zapata de madera. Todo el
perímetro está recorrido por un peto de piedra en las galerías. En tres de los lados, existen vanos cegados con tabiquería dejando una pequeña ventana. El cuarto lado está cerrado por carpintería y vídrio. La galería superior es abierta y se apoya sobre pies derechos de madera con zapata, viga corrida y una balaustrada de madera. El patio tiene bajo su solado un magnífico algibe que pese al tiempo aún funciona.
BIOGRAFIA: D. Alonso de Ercilla y Zúñiga (cantor de la Araucana); Nace en Madrid el 7-8-1533 y a sus 25 años se le concede el hábito de la Orden de Santiago. En 1510 contrae matrimonio don Dña. Ma de Bazán muriendo en Madrid el 29-111594 legando para este Convento de Ocaña 10.000 ducados siendo enterrado en éste que su esposa fundara. En la parte superior de la cripta del coro bajo -entre dos bóvedas- una lápida dice; "Sepulcro de los fundadores de este Convento. D. Alonso de Ercilla y Zúñiga, Doña María de Bazán; su esposa y Doña Magdalena de Zúñiga, su hermana.
En el coro bajo, entre dos bóvedas, en un nicho de ese coro bajo han reposado casi cuatro siglos -con alguna que otra salida involuntaria- los restos del poeta.
Antecedentes históricos: Tras la derrota de Ocaña en 1809 en la guerra de


la Independencia, las monjas enclaustradas tomaron el camino de Córdoba. Se habilitó el Convento para cuartel de la francesada y cuando las carmelitas volvieron, encontraron además de los restos de Ercilla en su sitio, los de un francés (desconocido) al que dieron cristiana sepultura. El 20 de junio de 1869 las Cortes Constituyentes, en virtud de una Ley promulgada por las también Constituyentes de 1837, arrebatan a este Convento y con ello a Ocaña, los restos de Don Alonso de Ercilla, que junto con otros muchos hombres ilustres, son trasladados a la basílica de San Francisco el Grande de Madrid. Los gastos de esa absurda exhumación importarían la suma de 823 reales, invirtiéndose en aquel proyecto - que siguió al destronamiento de Isabel 11-, la suma de 173.600 escudos. Ocho años más tarde, el 4 de julio de 1877 la urna funeraria (conteniendo el cráneo del poeta, único hueso que Ocaña entregó) retornan nuevamente a su Convento, donde con un busto en yeso de Ercilla, esta reliquia permaneció sobre una mesita en la capilla del coro. En 1936 el Convento fue transformado en cárcel y la reliquia profanada, no sufriendo daño los restos enterrados entre las dos capillas de la cripta.


Convento de Sta. Catalina de Sena (Dominicas) 

El convento de dominicas de Santa Catalina de Sena, de estilo relevantemente renacentista, es
el tercero de religiosas existente en esta Villa, fundado el 8 de junio de 1571 por Doña Catalina de Guzmán y Vargas (viuda del ilustre capitán Maldonado, e hija de Don Manuel de Guzmán y Doña Inés de Vargas), por escritura, ante Juan Pérez del Hoyo, haciendo donación de cerca de 10.000 ducados junto con sus casas que fueron del Vínculo y que fundara Don Andrés Carnero (presbítero el año de 1748). En este su primer aposentoJa escasos metros de la iglesia de San Juan) permanecieron hasta que Juan de Vacas (llamado "el Viejo" y padre de una de las monjas), hizo donación de sus casas en la antigua calle de San Lázaro - hoy Fernando Cadalso- que iba a la Ermita de este nombre y lindaba con ellas, por escritura a favor de las religiosas dominicas ante Cristóbal Gómez secretario del Ayuntamiento- en 20 de enero de 1582 con la condición expresa "de que se habían de mudar a este nuevo sitio y allí permanecer por siempre jamás y en caso de no hacerla así pasasen dichas sus casas a la Hermandad de pobres de la Santísima Caridad de Ocaña, sita en la Parroquia de Santa María".
La Ermita de San Lázaro, antes citada, fue fabricada el año 1500 por la Villa y con motivo de unas "úlceras pútridas" ocasionando la terrible enfermedad de la Peste (libro de acuerdos del Ayuntamiento). Dicha Ermita fue propuesta para quinta Parroquia, no ejecutándose el acuerdo, al igual que requerida por el Convento de Padres Recoletos Agustinos de la Villa de Chinchón, oponiéndose el ayuntamiento en acuerdo


del 2 de noviembre de 1575 y cediéndola, por el contrario, al Convento con el nombre de Santa Catalina yen señal de que pertenecería a la Parroquia de San Pedro (2;1 de las existentes en Ocaña) y con la condición que todos los años en la Dominica "in Passione" el cura y dos Beneficiados asistieran a una misa cantada y el sábado a unas solemnes vísperas.
En este segundo aposento (junto al extinguido Cuartel de Caballería y hoy c.P. Ocaña 1) permanecieron estas religiosas hasta que el 13-121876 se trasladaran al que hoy ocupan y que fue antiguo convento de San Buenaventura -de orden franciscana- enajenado por el Exmo. Sr. Don Vicente Vázquez Queipo amparado por la ley de Mendizábal y utilizado durante seis años para fábrica de baldosas finas, más tarde fue de la Orden de Santo Domingo y por último de esta Congregación de Religiosas Dominicas, adquiriendo el nombre de Santa Catalina de Sena.
Tiene este convento un pequeño claustro de poco interés con dos alturas. La inferior con tres tramos por lado con arcos de medio punto, claves y sal metes destacados. Los huecos están cegados por tabiquería con pequeñas ventanas. La galería superior separada por impostas, tiene unos pequeños huecos.
IGLESIA: Es ésta una nave rectangular de escaso interés con coro alto a los pies de la iglesia y otro bajo al lado izquierdo del crucero, siendo restaurada toda la iglesia en 1987 y terminada el 25 de octubre del citado año. Digno de mención es la sillería del coro de antiquísima construcción.


Torre de la Iglesia de San Martín 

Con fecha 10-6-81 se incoa expediente para la declaración de Monumento de Inte
rés Cultural. Corresponde esta torre a la desaparecida iglesia de San Martín Obispo, cuarta de las parroquias con que Ocaña contó hasta principios del siglo XIX. Fue esta iglesia una obra del siglo XV con una bella portada plateresca y parroquia hasta 1828. Hoy sólo queda de ella esta impresionante torre de estilo herreriano situada a los pies de la desaparecida iglesia. Fue labrada entre los años 1562 y 1577 bajo la dirección del maestro Don Francisco Sánchez, ejecutando su si lIería los hermanos


Lucas y Pedro de Villa (artífices igualmente de la Fuente Grande). Forma ésta una planta cuadrada con cinco pisos, dividida en tres tramos. El primero en mampostería con puerta bajo un arco carpanel, cuya imposta moldurada, separa el segundo cuerpo ciego en mampostería. El tercer cuerpo está separado por una doble imposta y tiene dos huecos con arco de medio punto por lienzo. Hasta hace algunos años se cubría la obra con un tejado apizarrado con aguja a cuatro aguas. Pese a su deterioro, el Ilmo. Ayuntamiento ha previsto su remodelación total.


Rollo de Justicia o Picota  Click Here
Click Here

Es Ocaña un pueblo de antiquísima existencia, sabiendo con certeza documental
que durante casi toda la Edad Media cristiana fue Villa con propios términos y jurisdicción plena. Al pasar Ocaña a poder de la Orden de Santiago, fue principal ornamento de Castilla erigiéndose con toda certeza el primer "rollo" y con él, la confirmación de Villazgo.
Este, obra del siglo XV de estilo gótico (copia del existente), ha tenido diferentes acoplamientos, siendo el principal de ellos presidiendo la Plaza Mayor, donde permaneció hasta 1565. Desde 1986 ocupa este lugar, asentado sobre un pedestal escalonado.
Consiste en un haz de ocho columnas de piedra caliza. En la parte central de los fustes, al igual que en los capiteles, hay un grueso collarino decorado con perlas. Sobre este haz de columnas nace un pequeño templete hueco en cuyos pilarillos y arcos pueden observarse restos de una esmerada decoración muy similar en todo el conjunto. El remate del monumento desapareció y fue sustituido por una cruz de hierro.


Ermita de San Isidro 

Esta Ermita de San Isidro labrador, protector de los campos, fue fundada a solicitud de
algunos devotos quienes pidieron licencia a la Villa el 13-8-1632 comprando un sitio para su levantamiento. Tras el correspondiente permiso de la autoridad eclesiástica otorgado por el Sr. Infante, Cardenal Don Enrique el 9-3-1633 comenzaron las obras, inaugurándose de forma oficial el jueves 8 de junio de 1656, siendo Mayordomo el licenciado, Don Francisco Hernández Cavañas y Presbítero, Don Diego Cárdenas, y aunque sin terminar totalmente la bóveda, coro y una buena parte de la vivienda del ermitaño, se colocó al Santo Patrón.
Aunque no de grandes proporciones, contaba en un colateral con la imagen del Santísimo Cristo de la Fe y San Bernabé. En otra urna estaba Ntra. Sra. de la Almudena, cuya capellanía fundó el mismo Don Francisco Hernández.
Pasada la guerra civil, en 1942 se reedificó la Ermita entronizando una nueva imagen de San Isidro, cuya obra alcanzó la cifra de 925 ptas.
Todos los años, el 15 de mayo, Ocaña acude en romería a dicha ermita y en sus campos colindantes se degusta toda clase de alimentos, siendo fiesta de antiquísima tradición.


Teatro Lope de Vega  Click Here
Click Here

En la calle Lope de Vega se alza este magnífico edificio, antiguo Colegio de la Compañía
de jesús. Primeramente fue Colegio, posteriormente Cuartel de Caballería, más tarde Escuelas Públicas y, por último Teatro. Su fundación se remonta al año 1558, siendo su obra costeada, así como la cesión de los terrenos por Don Luis de Calatayud y Borjas (beneficio noble, y protonotario apostólico avecinado en esta Villa).
Tras una serie de problemas para su fundación, en el verano del citado año de 1558, se abren las aulas de este primitivo colegio donde se impartirán clases de Gramática, Retórica y más tarde Teología y Filosofía. Algunos años después, concretamente en 1616 se procede a la inauguración de una nueva iglesia suntuosa y amplia. Entre 1654 al 1672 fue dedicado a la enseñanza de niños, obra encomendada a la Orden de San juan de Dios, y posteriormente seminario para colegiales.
Muchas fueron las utilidades dadas a este primitivo Colegio (llegó a albergar un Cuartel de Caballería), así por ejemplo en 1767 y tras la expulsión de los jesuitas de España por Carlos 111, el citado Colegio quedó convertido en Escuelas PÚblicas, hasta que el 25 de diciembre de 1832 la Sociedad Benéfico Dramática de Ocaña -asociación altruista que elevó el nombre de Ocaña a las más altas cotas de la cultura- arrendó lo que había sido iglesia y tras acomodarlo construyó en dicho edificio un Teatro.
Este Teatro Principal (primer nombre impuesto) contó con diferentes transformaciones: La primera llegaría en 1945 hundiéndose el primitivo y dando paso a otro más moderno y con mayor aforo. Veintinueve años después, es decir el 24 de enero de 1974 Y como consecuencia de ruina amenazante, se procedería a su hundimiento total, momento aprovechado por la citada Sociedad para que en 1978 cedieran al Ilmo. Ayuntamiento éste con todas sus dependencias. Las obras de reedifi


cación del nuevo Teatro, que ya contaba con el popular nombre de Lope de Vega, llegarían en abril de 1974 Y doce años después, el 15 de agosto de 1986, se inauguraba oficialmente este magnífico y elegante Teatro que cuenta con un aforo de 604 localidades, un amplísimo escenario y unos soberbios camerinos dignos de cualquier capital de Provincia.
La fachada conserva restos de la antigua fundación, con una portada en piedra formada por orden dórico (apilastrado) completo, en cuyo interior se encuentra una puerta con arco de medio punto. Sobre el arquitrabe nace un gran casetón con el escudo heráldico flanqueado por jarrones. Cubriéndolo, un frontón circular a modo de guardapolvo la irregularidad de los huecos. .
Coronando uno de sus lados, se alza una impresionante torre de estilo mudéjar-clásico en tres tramos. El último lo constituye un templete abierto de planta ochavada de alargados huecos con arco de medio punto por cara. El proyecto de construcción del citado templete corrió a cargo del Arquitecto e hijo de Ocaña, Don Roberto Garda Ochoa Platas, realizando la obra el maestro albañil, Don juan Lillo. En este templete quedaría acoplado el reloj de la Villa y la campana procedentes de la torre de la Iglesia de San Pedro (demolida en 1906). En la actualidad esta 'campana se encuentra en el Capitel de la fachada Oeste de la Plaza Mayor.


Fuente Nueva o Fuente Grande  Click Here
Click Here

Declarado Monumento Nacional el 23 de septiembre de 1976.
Bello ejemplar de la arquitectura renacentista y más concretamente de estilo herreriano. En justicia puede lIamársele o calificársele como "El Monumento al Agua". Esta fábrica de utilidad pública se empezó el año de 1573 y acabóse en 1578. Su diseño se atribuye a Don Juan de Herrera y aunque no existe documento que lo demuestre, todo hace suponer que es un proyecto del gran arquitecto de Felipe 11. Si observamos su fábrica podremos ver que muchos de los elementos son idénticos a los utilizados, tanto en el Palacio del Escorial como en el de Aranjuez, más aún si sabemos que por aquellas fechas dicho arquitecto trabajaba en la construcción de este último. Sus artífices fueron dos ocañenses: Don Bias Hernández y Don Francisco Sánchez, utilizándose en la obra canteros de esta localidad, al igual que del labrado y esculpido de las piedras incluido los escudos blasonados de la Villa que fue ejecutado por Don Alonso de la Carrera.
De forma rectangular, se halla dividida en dos secciones: la Fuente propiamente dicha y los lavaderos.
LA FUENTE: Su fachada principal (55x62m.)la compone una larga galería de piedra cubierta, sobria y elegante decorada por 20 pilastras toscanas de sillería, que forman otros tantos arcos adintelados. En los extremos de la fachada podemos ver sendos escudos blasonados de la Villa también en piedra. En un tiempo el agua manaba por sus diez caños que vierten a un hen
chidero o pilón de sillería
dividido en compartimentos que sirvieron de abrevaderos.
los muros interiores son de ladrillo como los arcos y bóvedas que cubren la galería y por la que corren en dos tarjeas. ,
las aguas que provienen de ambos lados del valle. Se da acceso a dicha fuente por una rampa al O. y al S. mediante una espaciosa escalera de sillería de dos ramales. A escasos metros de la fuente y bajo las entrañas de la tierra, brota una mina de agua que es conducida a lo largo de un túnel de ladrillo de más de 274 m. de largo por 2 de alto y 1,22 de ancho. las máquinas para elevar el


agua a la población fueron instaladas en 1888, constando de diez motores con una capacidad total de 175 caballos. El agua que produce esta mina tiene una dureza de 47°.
LOS LAVADEROS: Estos están separados de la Fuente por una fuerte muralla, teniendo su entrada por una escalera de sillería en dos ramales. Este patio enlosado de forma rectangular tiene dos grandes pilones de sillería iguales y paralelos, sirviendo en su tiempo de lavaderos públicos y pudiendo hacer uso del mismo unas trescientas mujeres. En 1576 la fuente contaba sólo con dos caños, pero tan abundantes y copiosos que podían abastecer a más de 3.000 vecinos que
era el censo de aquella época, así como a más de 200 molinos de aceite existentes en la Villa. En 1784 y 1829 sufrió la Fuente dos grandes inundaciones que la ocasionaron muchas averías, remediadas con fondos del Municipio y tomándose para ello dinero a censo mediante contribuciones hechas por el eranio público. El 18 de octubre de 1870 el Regidor del Ayuntamiento y Ayudante de Ingeniero, Don Martín Caballero y Cabello, presentó un proyecto que fue aprobado y ejecutado, para dotar a esta Fuente con diez caños y tapándose los dos antiguos, cuya obra finalizó el 18 de diciembre del mismo año, ascendiendo su importe a
15.300 reales.


Casona 

Casa solariega de gran extensión, aposento en un tiempo hoy muy lejano de los Marqueses de
Monterroso. Su fachada principal es de mampostería y aparejo toledano con sillares en las esquinas. La cornisa presenta una moldura de ladrillo aplantillado.
Tiene esta casa dos alturas con huecos simétricos en ambas plantas: cinco en la alta y tres más grandes en la baja. Destacan en el conjunto dos grandes balcones rematando las esquinas, con voladizo sostenido por unos refuerzos de artística rejería. Las jambas y el dintel del portón de entrada consta de dos planos en escalón rematados con una cofia de forma perimetral. El hueco central de la planta alta, tiene un frontón de piedra con dos magníficos escudos a ambos lados. En el de la derecha, el escudo figura en el centro un campo con cinco flores de lis y sobre él la cabeza de un guerrero que mira sobre su derecha y rematado por un penacho.
En el de la izquierda, un campo de círculos en número de trece rodeado de cinco escudos pequeños partidos por una franja de izquierda a derecha y de arriba a abajo. También está rematado por una cabeza de guerrero con penacho y que mira a su izquierda.
El pórtico del balcón es igual que el de la puerta y en su parte superior hay una cornisa que sujeta una


especie de triángulo, en cuyo centro hay un escudo ovalado partido en cuatro campos. En la parte superior figura un madroño y cruz y la inferior lo mismo pero invertido. El alero se realiza con hiladas escalonadas de ladrillo y la cubierta es de teja árabe a dos aguas. De fecha más reciente, fue utilizado para convento provisional de una comunidad de religiosas dominicas. Los restos arquitectónicos de su interior, así como algunos de sus artesonados (descubiertos accidentalmemte por unas obras), denotan la grandeza nobiliaria de esta mansión.


Ermita de Jesús de Cuevas 

Nada se sabe de la construcción de la citada Er
mita que primitivamente fue una rústica cueva (de ahí el nombre de Cuevecitas - aunque sí sabemos que su fundación fue en la Parroquia de Santa María a la que siempre ha pertenecido y pertenece).
En 1809 fue destruida por las tropas francesas, y un. año después (1810) se formó una nueva cofradía con el nombre de "Esclavos de jesús Nazareno", aprobándose sus Ordenanzas en 181 S por el Sr. Cardenal Arzobispo de Toledo, Don Luis de Borbón, adquiriendo una imagen que fue llevada a la Parroquia de Santa María, donde sus hermanos construyeron un altar. El 24 de noviembre de 1812, las tropas británicas en su permanencia en Ocaña, destruyeron la susodicha "cueva" y con ella este pequeño Santuario, hasta que en 1820 se levanta otra de nueva planta que fue inaugurada en 1825 empleándose materiales de la Ermita arruinada de San Cristobal.
Hasta 1929 era pobrísima en su construcción y adornos aunque grande en fe y devoción a esa talla de jesús Nazareno, de difícil precisión de estilo y carente de la belleza primitiva de la Santa Efigie. Tradición popular que "...hallándose gravemente enfermo un niño (un cronista le describe con las iniciales N.N.) sus padres imploraron a jesús de Cuevas, y el niño recobróla saluda perdida; desde entonces eran frecuentes y cuantitativos los numerosos exvotos y ofrendas al Nazareno". .
Nuevamente y con motivo de la guerra civil, fue destruida la Ermita, y la misma Imagen, entronizándose una nueva el 14 de septiembre de 1969 construida en madera noble por el escultor madrileño, Faustino Sanz Herrera, recostruyendo la Ermita que fue bendecida y abierta al culto en 1978.


Convento de Santa Clara 

En la Plaza de Ercilla se alza este edificio, el más antiguo de los que se fundaron en Ocaña y que
bajo la advocación de Santa Clara (de la orden de San Francisco), fundara el año 1515 Doña Catalina Román - viuda de Don Francisco Muñoz - y disponiendo emplear parte de su hacienda en la fundación de dicho convento, para el que cedió también sus casas y reservando el Patronato para su hijo Don Alonso, según consta en su testamento en Ocaña a 17 de septiembre de 1515, ante Miguel Sánchez de los Tocados, Secretario del Ayuntamiento.
Su primitivo emplazamiento fue en una casa también propiedad de Doña Catalina, inmediata a la calle Mayor y sita en la antigua calle de la Pelota (hoy de julián de Hueles), que fueron del vínculo que fundó Doña María de Guzmán (esposa de Gabriel de Benavente, comunmente llamado "El Vínculo de Benavente").
De estas casas se mudaron en 1626 al actual emplazamiento que hoy ocupan con las licencias necesarias y renta anual de unos 4.000 ducados.
Iglesia: Es una nave rectangular de un solo tramo y alta cúpula semiesférica. En su lado sur, ventanas al exterior protegidas por decorativo vidrio - fruto de una reciiente restauración -. Un coro alto a los pies de la nave y debajo otro cerrado por verjas de hierro, que carece de utilidad en los tiempos presentes.
De las tres capillas adosadas en su lado derecho, la única que merece especial mención, es la de jesús de Medinaceli, protegida por una delicada y valiosísima verja de hierro en dos hojas y pliegues en sus costados. En ella se venera la imagen de jesús de Medinaceli, Titular de la Hermandad de Penitencia de este Título y una de las principales de la Semana Santa de Ocaña.


Fuente Vieja 

En el mismo valle mayor y por debajo de la Fuente Nueva o Grande, se alza ésta que desde siem
pre se ha conocido por la Fuente Vieja y de la que sabemos muy poco. En un antiquísimo documento se dice de ella que data de la "decimoquinta centuria", aunque también en muchos de ellos se la cita afirmando que su origen es tan antiguo y remoto como el de la Villa. Su estructura se asemeja a la Fuente Grande en algunas cosas, como la captación de aguas por medio de una mina y la bajada en forma de rampa, pero sus proporciones son mucho menores.
Los cronistas de Ocaña recogen tres renovaciones o restauraciones de esta primera fuente: Una data de 1574 (libro de Acuerdos, al tener que ser reedificada) y precisamente el año en que se construye ya la Grande. Otra fue en 1727 y la última en 1911. Una primera referencia histórica del precario estado del abastecimiento de agua de la Villa lo tenemos a comienzos del siglo XVI, y es Antonio Lalaing en su primer viaje de Felipe el Hermoso en el año 1501, quien nos dice: "Ocaña, provista de agua sólo por una fuente que brota a un tiro de piedra fuera de la ciudad". En la descripción mandada hacer por Felipe 11.
El 5 de octubre de 1576, en su capítulo 23 se dice: "Esta Villa tiene dos fuentes junto a los muros delIas, la una se llama la fuente vieja y esta tiene muy poca agua aunque mui buena y mui delgada..." Se surte la Villa de aguas potables en dos fuentes fuera de puertas, en un pequeño valle al norte, llamada Nueva y Vieja: Esta última es regular de copia, no bastante para el surtido, aunque su agua es delgada.".



Convento de los pp. Dominicos  Click Here
Click Here

En un solar propiedad de Da Leonor de Tobar y un trozo de terreno cedido por la reina D~
Juana (madre del Emperador Carlos V) lindante con la antigua muralla -según la Real Cédula de 24 de diciembre de 1530)-, se empezó a construir este Convento (en un principio denominado del Rosario), terminándose las obras en el año 1542. Puso su primera piedra el Príncipe Don Felipe, que por aquel entonces residía en Ocaña y donde pasaría gran parte de su niñez.
IGLESIA: Es una planta rectangular de tres naves con ábside poligonal y seis capillas protegidas con artística rejería. Sus buenas proporciones (40 m. de largo por 21 de ancho en el crucero y 19 m. en la cúpula) y luces que le proporcionan sus grandes ventanales, hacen de la iglesia un lugar cómodo y amplio para las celebraciones religiosas. Entre 1888 al 1891 y bajo el rectorado del P. Fray Miguel Navarro fue pintada toda la iglesia y otras dependencias del convento, obra que ejecutó el lego Fray Luis Santiago, pintor y discípulo aventajado de Don Luis Madraza. Desde el zócalo hasta lo más alto de la cúpula se aprecia el gusto estético, sobre todo en las pinturas murales de


los paños derecho e izquierdo del crucero. Los cuadros del retablo son del P. Julio Ibañez, dominico igualmente y pintor realista formado en la Escuela de Roma.
CLAUSTRO: Es éste una planta rectangular con dos alturas y escalera en los ángulos N.E. y 5.0. cubiertos de artesonados con tirantes y reforzadas las esquinas. El Claustro Bajo, lo componen lados de seis y ocho tramos con columnas de piedra de orden dórico, que descansan en un pequeño pedestal rematadas en su parte superior por arcos de medio punto y decorados por unos pequeños escudos. Todo el conjunto está cerrado por carpintería y vidrío. El Claustro Alto consta de doble número de vanos, doce y dieciseis por lado. Los pórticos de piedra se apoyan sobre columnas de orden jónico decoradas con medallones tallados en la viga. Todo el perímetro tiene una balaustrada clásica con algunas molduras labradas en piedra de Colmenar. Al igual que el bajo, está cerrado por carpintería metálica y vidrio en todos los vanos. En éste se encuentran instalados los Museos de Arqueología y el de Exposición Misional Dominica, al igual que el Coro.

CORO: Es, sin duda alguna, lo que más llama la atención, pudiendo muy bien ser comparado con los mejores de nuestras catedrales. Fue tallado en 1573 en madera de nogal de estilo renacentista italiano, obra costeada por el clavero de la Orden Militar de Calatrava, Fernando Fernández de Córdoba, y colocado en el convento dominico de Almagro. En 1866 el rector de la orden del convento de Santo Domingo de Ocaña, el P. Fray Antonio Viñolas lo compró a [YIsabel Aparicio pagando por él 11 .000 reales. En él se aprecian unos bajo-relieves muy suaves, pero de gran expresividad. Los del coro cuperior representan a un lado, santas y al otro, santos. Entre estos, ciertamente sin ser santo, está el mecenas que mandó tallar el citado coro. Son dignas de especial mención las "Misericordias" y, más aún, los bajo-relieves del coro bajo que representan personajes de la Biblia, hombres y mujeres agrupados separadamente y respondiendo en cuanto a su colocación a la del coro superior.
MUSEO ARQUEOLOGICO: Es el fruto y la labor incansable a lo largo de algo más de treinta años del dominico Fray Jesús Santos Montes, en el que se recopilan cientos de piezas y objetos procedentes de Ocaña y su Comarca. En él pueden verse diferentes
dos ellos en marfil finamente tallados, así como una talla en madera policromada de una Santa, obra del siglo XVI. En las salas 2~, 3.~ y 4~ se exponen arte chino (Taixan), Japón y otra de Filipinas, al igual que pinturas, trajes de época, escrituras, rosarios, divinidades, vírgenes pintadas en seda y platos decorados y una rica variedad de monedas de Hong Kong, China, Macao, Japón y Filipinas. Todo este conjunto de riquísimo valor y buen gusto fue pensado y ejecutado por el Rvdo. Prior de este convento, el P. Fray Augusto Antolinez Nava



http://www.ocanaonline.com